Gerardo Castillo Ceballos, , Profesor emérito de la Facultad de Educación y Psicología de la Universidad de Navarra

Recuperar el valor de la voluntad

En la sociedad actual existe una aversión al esfuerzo que ya está contagiando incluso a los niños pequeños.

12/11/15 Publicado en El Diario Montañés

Hasta mediados del siglo XX fue creencia general que la educación es, esencialmente, educación de la voluntad. Esta tesis se fundamenta en Aristóteles, para quien el objeto natural de la voluntad es el bien. El filósofo Nicolás Grimaldi ha sido fiel a la tradición aristotélica. Sostiene que la voluntad, más que la razón, es lo propio del hombre; añade que lo más específico de la voluntad constituye lo más específico del hombre: «Si queremos es porque comprobamos en nuestras impaciencias y decepciones que no somos lo que tenemos que ser. Experimentamos nuestro ser como el de una promesa que no es cumplida. La voluntad atestigua la esencia originariamente desiderativa de nuestro ser y la falta de conciliación de la naturaleza con lo instantáneo».

Sorprende la desproporción entre la importancia dada tradicional mente a la voluntad y su casi olvido completo en la práctica educativa moderna. La noción de 'voluntad', que había servido para explicar la conducta humana durante 2.000 años, se perdió, siendo sustituida por la de 'motivación'. Esto supuso pasar de «hacer algo bueno aunque no se tengan ganas» a dejar de hacerlo si no se tienen esas ganas (si uno no se siente motivado). Desde entonces muchos estudiantes son víctimas fáciles de las exageraciones actuales sobre la función de la motivación en el aprendizaje. Se cuenta que un niño, habitualmente muy responsable, asistió un día a una conferencia sobre motivación con este mensaje: «Es peligroso ponerse a estudiar si no apetece». Cuando regresó a su casa mantuvo el siguiente diálogo con su madre:

- Mamá, hoy no voy a hacer los deberes escolares.
- Sería la primera vez. ¿Se puede saber por qué? 
- Es muy sencillo: no me siento motivado.
- Pues hoy vas a hacer los deberes desmotivado. Ya verás lo que motiva cumplir con el propio deber.

¿Cuáles son las causas principales de ese olvido de la voluntad? En mi opinión, dos. La primera es la exaltación de la espontaneidad. La segunda es la receptividad pasiva y acrítica ante las nuevas tecnologías de la información. Hay que añadir que en la sociedad actual existe una aversión al esfuerzo que ya está contagiando incluso a los niños pequeños. Hace poco tuve con uno de ellos el siguiente diálogo:

- Oye guapo, ¿tú qué quieres ser de mayor? (yo esperaba la respuesta típica y tópica: explorador, marino, piloto de aviación, etc.)
- Lo tengo muy claro, colega. Yo quiero ser jubilado, como el abuelo.

Jules Payot, en su obra 'L'education de la volonté' (1894), afirma que el error principal de los modernos sistemas de educación es sacrificar la cultura de la voluntad a la cultura intelectual. Añade que cuando los estudiantes llegan a la universidad carecen de fuerza de voluntad para tomar las riendas de su propia formación.

En la misma línea, Eugenio D¿Ors sostiene que «no hay educación ni humanismo sin la exaltación del esfuerzo, de la tensión en cada hora y en cada minuto». Por eso propuso «rehabilitar el valor del esfuerzo, del dolor, de la disciplina de la voluntad, ligado no a aquello que place, sino a aquello que displace».

En la década de los años 60 el psicólogo americano Walter Mischel ideó el llamado 'test de la golosina', con el propósito de demostrar que el nivel de autocontrol de los impulsos de los niños podría ser premonitorio del comportamiento en la edad adulta. El test se basaba en este experimento: 1. El investigador le dice al niño que, si quiere, puede comer una golosina que está a su alcance. 2. El investigador sale del recinto tras explicar al niño que si cuando regrese no ha comido la golosina recibirá otra más (postergar la gratificación conllevaba recibir un premio).

En su libro del mismo título publicado en 2015 en España, Mischel concluye que las personas con mayor autodominio de sus impulsos son más capaces de conseguir sus objetivos, gestionar sus emociones y ser resilientes (soportar mejor las frustraciones de la vida).

Para prevenir posibles actitudes negativas es aconsejable presentar el esfuerzo como algo positivo. Por ejemplo: lo natural es esforzarse; lo que vale es lo que cuesta; la vida es problema y la lucha es la condición esencial del éxito; la mayor de las satisfacciones es el descanso merecido.

La voluntad se forja en la superación de dificultades. Pero no basta mejorar en fuerza de voluntad (la tienen hasta los gánsteres eficaces); hay que progresar, además, en 'voluntad buena', la que se basa en el ejercicio de las virtudes.

Cerrar
Enviar a un amigo:

De:
Para:
Texto:
Para enviar el formulario deberá antes escribir el texto de la imagen: *
captcha
Obtener una pista nueva
Cerrar
Notificar un error:
Si ha localizado un error en el texto, agradeceríamos que nos lo enviara para su corrección.
Cerrar
No puedo leer la noticia ahora.
Enviadme a la siguiente dirección de correo electrónico, la leeré más tarde:

Opiniones (posiblemente) relacionadas

BUSCADOR DE ARTÍCULOS



Desde:
Hasta: