“El tecnooptimismo no es algo nuevo, se dio en la Ilustración y en la Revolución Industrial antes que en los Noventa”

La doctora en Ingeniería Sara Lumbreras imparte el último seminario del año del Grupo “Ciencia, Razón y Fe” (CRYF) de la Universidad de Navarra

Descripcion de la imagen
Sara Lumbreras. FOTO: Elisabet Frauca
22/12/16 22:28 Chus Cantalapiedra

El Grupo “Ciencia, Razón y Fe” de la Universidad de Navarra (CRYF) cerró el año 2016 con un seminario titulado “Tecnooptimismo: ¿Futuro cercano o falsa promesa?”, impartido por Sara Lumbreras, doctora en Ingeniería Industrial y profesora de la Universidad Pontificia Comillas.

Durante su exposición, Sara Lumbreras explicó que el tecnooptimismo defiende que en el futuro vamos a alcanzar condiciones de vida ideales para toda la humanidad y que eso se consigue gracias a la tecnología. Y recordó que “el tecnooptimismo no es algo nuevo, ha habido tres momentos claves en la historia en los que ya se igualaba el progreso social con el progreso tecnológico: en la Ilustración, en la Revolución Industrial y en los años 90 en California (Estados Unidos) con el boom de las empresas de Internet. Momento en el cual nos encontramos”.

En su mensaje, la experta hizo hincapié en que cualquier forma de optimismo tiene una doble naturaleza: “La utopía que nos lleva a identificar un objetivo y trabajar para mejorar, o la que lleva a confiar en que el futuro resolverá nuestros problemas. Si vamos a tener abundancia, ¿es necesario luchar por la igualdad?”.

Sara Lumbreras recordó que no todas las promesas del tecnooptimismo están sostenidas en hechos. Afirmó que hay un fallo “fundamental” y es que se asume que “el desarrollo tecnológico es el que guía el avance de la sociedad y que la tecnología es siempre positiva, mientras que es la sociedad la que tiene que decidir por dónde avanza la tecnología”. Para explicarlo puso el ejemplo de los alimentos transgénicos: “¿Se han utilizado para acabar con el hambre en el mundo o han servido para que una empresa en particular se enriquezca?”

“Esencia no es lo mismo que apariencia”

Otra de las ideas que defiende el tecnooptimismo es la posibilidad de vencer a la muerte renunciando al sustrato biológico del ser humano, copiando nuestras interconexiones neuronales y llevándolas a una realidad virtual. Según Sara Lumbreras estaríamos de nuevo cometiendo un error al pensar que esencia es lo mismo que apariencia: “Aunque pudiese construir una simulación mía, no tengo duda de que no sería yo, y tampoco tengo duda de que no sería una copia mía con una consciencia paralela a la mía”.

Una de las ideas que la ponente respaldó fue que parece claro que hemos cambiado la manera de morir: “Al principio lo hacíamos por muerte violenta, en guerras, en accidentes de caza; luego, cuando los asentamientos fueron mayores, por enfermedades infecciosas; y, ahora, por enfermedades que asociamos al envejecimiento. Si seguimos avanzando en medicina a lo mejor pasamos a una cuarta era en la que nos moriremos por otro tipo de enfermedades”.

Cerrar
Enviar a un amigo:

De:
Para:
Texto:
To send the form must first write the text of the picture: *
captcha
Obtener una pista nueva
Cerrar
Notificar un error:
Si ha localizado un error en el texto, agradeceríamos que nos lo enviara para su corrección.
Cerrar
No puedo leer la noticia ahora.
Enviadme a la siguiente dirección de correo electrónico, la leeré más tarde:

Vídeo

NEWS SEARCH

From:
Until: